Los justos desconocidos; de todas maneras cago

 

Una colaboración de Oscar Benassini, Karmelo Bermejo, Brenda Castro, Fernando García Correa, Cristóbal Gracia, Willy Kautz, Mauricio Limón, Tláhuac Mata, Víctor Palacios, Cy Rendón, Manuel Rocha, Gabriel Santamarina, Ling Sepúlveda, María José Sesma y Benjamín Torres.

 

Del 18.9 - 17.11, 2015

Los justos desconocidos

 

 

 

 

Nadie sabe quiénes son los justos desconocidos. Ellos mismos tampoco saben que lo son. Su anonimato, por ende, es absoluto e incorruptible. No obstante, según la tradición judaica, su trascendencia e importancia en la sociedad es definitiva ya que, de sus acciones y gestos, depende el precario equilibrio que sostiene al mundo. Sin la presencia de estas treinta y seis personas comunes, no habría contraparte a la violencia, la desesperanza, la destrucción, la avaricia, el odio, etc. El colapso total llegaría… ahora. ¿Qué clase de actos realizan estos individuos (hombres y mujeres) para lograr semejante peso en la balanza? Nada extraordinario; procuran acciones de legítima y genuina generosidad. Eso, su generosidad, en el sentido más profundo del término, es aquello que les confiere el calificativo de: justos. Nada tienen que ver la noción moderna de justicia y su procuración encaminada -según establece Montesquieu su libro titulado El espíritu de las leyes (1747)- a garantizar la libertad de los ciudadanos.

 

Así, la presente exhibición toma como punto de inspiración a la figura del justo desconocido (Tzadik, en hebreo) y, en particular la película titulada La leyenda del invencible (2001) del cineasta alemán Werner Herzog. El protagonista de esta cinta, un hombre judío de fuerza  descomunal y sorprendente bondad, aparece como un posible justo desconocido. ¿Qué sentido puede tener en la actualidad reparar en torno a todo ello desde el ámbito del arte contemporáneo? De cierta forma, aquello que busca la muestra es contaminar, manchar el ideal de justicia y de los modelos sociopolíticos y económicos que la avalan.

 

Imaginemos que el justo no es aquel individuo que actúa conforme a la ley ni es aquel que tiene la certeza de hacer el bien. Imaginemos que el justo solo puede serlo siendo generoso y realmente desinteresado en obtener reconocimiento, retribución a sus actos. Imaginemos un mundo liberado del sistema de administración de justicia actual. Imaginemos porque el Presidente de México ha anunciado en su último informe de gobierno que, una de sus prioridades, es el establecimiento de una “justicia cotidiana” en el país.

 

¿Es el arte, en tanto impulso creativo, un acto de generosidad? ¿Cómo determinar que un artista es justo, que su obra es socialmente valiosa, responsable? ¿Qué sucedería si el arte pudiese clonarse masivamente a través de las incipientes Bases Teletransportadoras de Materia Inanimada o BTMI? ¿Qué sería del arte sin mercado y de los artistas JUSTOS sin éste? En su soberbio e injustificable desplante, esta exposición remite también al acto de cagar –de cualquier manera- como un hecho que unifica a justos e injustos, divinos o terrenales, anónimos o célebres.

 

 

****CUARTO DE MAQUINAS****

LOS JUSTOS DESCONOCIDOS

18 DE SEPTIEMBRE AL 17 DE NOVIEMBRE DE 2015

 

Versión en español

El cuarto de máquinas es una nueva plataforma para la investigación y experimentación con proyectos de arte.

 

Para el proyecto piloto, que se inaugurará al público en el marco del Gallery Weekend el 18 de septiembre de 2015, se presentará la exposición “Los justos desconocidos”. Resulta de la colaboración entre Oscar Benassini, Karmelo Bermejo, Brenda Castro, Fernando García Correa, Cristóbal Gracia, Willy Kautz, Mauricio Limón, Tláhuac Mata, Víctor Palacios, Cy Rendón, Manuel Rocha, Gabriel Santamarina, Ling Sepúlveda, María José Sesma y Benjamín Torres.

 

La muestra tiene como hilo conductor a la figura de los “Justos desconocidos (Tzadik)”, personajes de la tradición judía que tienen como pilar de sus actos la hospitalidad y la generosidad desinteresadas como símbolo de justicia. Según los hebreos, existen en el mundo treinta y seis de estos personajes que, característicamente, no se conocen entre sí e ignoran que tienen estas virtudes. De esta forma, sus actos son absolutamente genuinos.

 

La muestra inaugural del cuarto de máquinas se presentará en Francisco Pimentel 3, en la colonia San Rafael. Próximamente tendrá un sitio propio en la colonia Roma en donde continuará con su programa experimental.

 

Víctor Palacios

Copyright © 2017 El cuarto de máquinas