I Have Erections Too

 

Gwladys Alonzo

 

Curada por Alberto Ríos de la Rosa

 

Del 26.8 - 21.10, 2017

I Have Erections Too

 

 

 

 

El acto de erigir tiene dos connotaciones cardinales para comprender las exploraciones de la escultura que propone la práctica artística de Gwladys Alonzo: la de fundar o construir un cuerpo en el espacio y la de hacer que un ente u objeto común adquiera una relevancia mayor o especial.

 

Más allá de las referencias ligadas al complejo de Electra, la erección que da lugar al título homónimo de la pieza en neón debe de ser entendida como el instante de génesis en el que una escultura adquiere su estatus al momento de ser levantada en el espacio. Las piezas han sido creadas a raíz de este instante y como impulsos radicales que evocan cuerpos autónomos. Es en este acto también en el que las experimentaciones materiales se tornan testimonios de los viajes y experiencias que Alonzo ha recabado a lo largo de su carrera. El viaje como consecución de conocimiento es palpable no solo en el acto de generación creativa sino también por medio de la apropiación y redefinición de los cánones de la práctica escultórica.

 

La artista continúa con una herencia epistemológica de los discursos del post- minimalismo y la anti-forma que se enfocaban en la atención y el estudio de las cualidades inherentes de los materiales elegidos y los procesos de su transformación más allá del resultado final. La manipulación y experimentación de las propiedades de la materia presentan una disertación liberadora de las construcciones y valores sociales impuestos a cada uno de los objetos y elementos que se utilizan. Se proponen nuevos tratados utilitarios al darle color al plomo en la serie Concret I-IV o utilizar el esmalte como adhesivo del barro que compone los ladrillos de Circulación I-II donde la elección de los compuestos y el resultado formal de la obra representan una prolongación del gesto artístico. Asimismo en Image I y Uso III se generan patrones abstractos tanto en la madera aglomerada como por medio de las piezas de azulejos que retan las definiciones de escultura, pintura e impresión.

 

Las piezas generan una iconografía distinta a través de la síntesis de procedimientos conceptuales y manuales como los formulados en Luciente I y II donde dos materiales comúnmente utilizados para la división y seguridad de espacios en el paisaje urbano mexicano —las púas y el vidrio roto en las bardas de casas y edificios — son re-contextualizados como elementos estéticos. De la misma forma, naturalezas vernácula e históricamente opuestas como las que dan lugar a la cera, el mármol y el granito se acopian dando lugar a oxímoros matéricos en el acto creativo que generan Sin Título (Granito) y Caillou Ciré II.

 

El conjunto de erecciones presentes en la muestra son el producto de las decisiones escrupulosamente consideradas sobre el material, la forma, el color y su relación con el espacio, dando lugar a una serie de testimonios de una conciencia creativa que transmite el enfoque de Alonzo en percibir lo imperceptible y procesar toda información externa a un lenguaje interno e íntimo.

Alberto Ríos de la Rosa

Copyright © 2017 El cuarto de máquinas